La ganancia sólo puede darse si los intereses que comparten las personas son los mismos ya que, siendo así, los individuos cooperarían entre ellos. Esta claro que, si la relación entre la gente termina en una situación neutra, ofreciendo un bien medio, mínimo en comparación, pero seguro entre individuos quiere decir que éstos tenían intereses distintos.

Travelling

El mundo posee cosas maravillosas, parajes insospechados, historias únicas, distintos modos de ser y de existir. Descubrir el mundo merece la pena y aún así lo que más importa, lo que le da sentido a nuestro viaje es el regresar a aquello en lo que uno se siente acogido, aquello que a uno le hace sentirse bien. Lo que consideramos nuestro hogar.


Buscar sin haber perdido nada, sin necesidad de encontrar nada tampoco.


Descubrir con el sentimiento de que lo realmente importante ya lo hemos alcanzado.
El otro día se me ocurrió la idea de que el alma no se refleja en nuestros ojos (como se suele decir) sino en los ojos de quien te mira. Quizá por eso se sienta uno tan feliz al observar la mirada de la persona amada que nos atestigua lo que somos y nos hace sentir realmente bellos.
Me encanta ausentarme. Cuanto más permanezco en sociedad más sensación tengo de abandono. Volver y observar tanto autómata, vacío por dentro, me incita a irme de nuevo.
He llegado a la conclusión de que las emociones gastan demasiada energía en nuestro organismo, de ahí que la gente se olvide con relativa facilidad de lo intenso o que simplemente lo despachen a un lado.
No estamos hechos para la felicidad plena, demasiado extenuante, demasiada felicidad. Quizá de ahí que los cobardes y los insanos acaben encontrando en la desdicha su gracia. Cuestión de supervivencia.

Conocete a tí mismo

No hay mejor manera de conocerse a uno mismo que mirar a nuestro alrededor y observar la sensación que producimos en los demás. De lo contrario tener por seguro que nuestro cerebro nos engaña y que da igual que actuemos mal o bien y conforme o no a ciertos principios, al final nuestro cerebro sanamente acabará convenciéndonos de que nuestra actuación es la correcta, que profesamos la verdad y todo aquello que necesitemos pensar para acabar aceptándonos.