La mayoría de las veces ocurre que la gente adora a quienes se toman el esfuerzo de mentirles y odian a aquellos que tienen la desfachatez de decir la verdad.
Puesto que la gente tiene el cuidado de ponerte las cosas fáciles y mentirte, ¿qué te cuesta finjir un poco? Así, todos contentos de sobrevivir sin vivir en absoluto.
 
NOTA: Es la gente sensible quien más valora que les dediquen una mentira. Pero digo una, no seis ¡por dios! ¡Que tiene que resultar creible para consigo mismo!

0 comentarios: