La vida de todo el mundo es una construcción diaria a base de mentiras. Quienes más (se) engañan y (se) mienten son aquellos en verdad más desdichados y, sin embargo, los más felices.

0 comentarios: