Sie liebte so sehr, dass sie Angst hatte. Als er linke, ihre Befürchtungen wurden bestätigt. Sie hörte Gefühl und Leben auf. Der Druck quälte mich und doch jede Abend, jede Nacht, zwischen bittere Tränen und ich wollte dass aus uns noch einmal etwas wird. Die Zeit kommen nicht, und ich entschied mich zu leben. Dann ich habe versprochen, meinen eigenen Weg gehen. Ich habe versucht, dass Gefühle habe ich nicht, aber es ist egal was ich macht, nicht verlassen aus meinen Kopf. Die Uhr dreht an meine Zeit. Meine jetzige ist zum lernen. Ich hat leben mein leben, doch unsere Sehnsucht ist unendlich. Vielleicht es ist nicht die Zeitpunkt, doch die Zeit wird kommen, und dann werden wir unseren Weg gemeinsam gehen.
La mayoría de conflictos que tiene una persona consigo es debido a considerar bien algo que otros piensan que está mal y que le transmiten a ésta. Y el no poder desarrollar su personalidad porque su contexto se lo impide.
El miedo es la conciencia (o inconsciencia) aprehendida de que nuestras acciones y/o anhelos están mal. Que nuestra vida está mal incluso.
Veo en la agricultura una construcción de vida.

Quien espera desespera

Entender otro gran error: Todo el mundo espera.

Nuestras frustraciones se fundan en no hacer nada. En no atreverse a exigirse a sí mismo lo necesario para conseguir algo que nos gustaría recibir sin esfuerzo. Pero la generosidad sólo se da de manera artificial y nunca de forma pura. Y la gente ya no sabe qué hacer de tanto no hacer.

Las esperas no dan peras

Cuando Pepe aún era pequeño le regalaron un peral. A éste le gustaba mucho la fruta y no podía esperar a probarla, pero la fruta aún verde, tenía un sabor amargo y Pepe se sintió fastidiado. Por otro lado, el peral se sintió rechazado y durante dos primaveras seguidas no se atrevió a dar fruto. El peral no podía esperar más, necesitaba ser, y se hizo hermoso y fuerte. Todo el mundo quería probar aquel peral tan suculento. Tanto fué así que incluso el viento deseaba su fruto, asi que sopló y sopló hasta que se lo llevó. Pepe lloró pensando que había hecho todo lo posible, pero lo cierto es que no había hecho nada. Comprendió que su espera sólo fué despreocupación. Que si realmente hubiera esperado, se habría preocupado de darle cobijo, de procurarle el sol y conseguirle el agua. Pero no lo hizo, y cuando el viento le alentó a que se fuera con él, el peral no tuvo ningún inconveniente.




Es un error esperar a que la fruta madure y caiga por sí sola.
El futuro es un error del presente enfermo que desea dejar de ser sin haber sido.
El pasado anhela un presente que lo supere.
Que a uno se le apodere pensamiento y sentimiento a la vez es de lo más peculiar. El absurdo de la situación estará asegurado. Sentir y no sentir, pensar y no pensar; más bien una bomba a punto de estallar. ¡BOOM!
Siempre he sido de la opinión de que nuestras ideas tardan en cobrar forma y que por tanto no hay que precipitarse en lo que uno piensa. Concurrir con esta afirmación es un claro ejemplo. Pensar nunca es precipitarse, sino tender cuerdas para no caer en el abismo del sinsentido. Por otro lado, las ideas simplemente son. Aquello que tarda en cobrar forma es la representación de éstas en nuestra cabeza que actua como el objetivo de una cámara de fotos, sintonizando con el exterior. Igualmente, la idea, la imagen que tenemos de ésta, será distinta dependiendo de la perspectiva que nosotros, como fotógrafos, apliquemos.
No sé vosotros pero yo me guio por sensaciones. Organizo las etapas de mi vida en función de una percepción. A veces creo pensarlo como distintas maneras de mirar la vida y sus circunstancias. Como distintas formas de entender el mundo. Como distintas formas de existir o de pensar, o de actuar.

Pero otras veces lo reduzco simplemente a una sensación, desprendiendome de las ideas, de los pensamientos, de las miradas. Liberada de conciencia: ¿Qué percibes?

Y tras mucho tiempo de sensaciones diversas, de matices, hubo un instante que me cambió y tras el cual mi vida ya no ha vuelto a ser igual.
Cuando rememoro mi vida pasada, por mi mente discurren fechas, anécdotas, estampas, ¡incluso la imaginación!. Pero sinceramente, lo que a mi me importa, lo que me configura, lo que me sirve, no es nada de esto. Aquello que realmente valoro no es más que la sensación que en mí se produjo.

Al rememorar algún hecho, lo importante no es la palabra exacta, la viva imagen o el momento concreto; sino el evocar aquella sensación que es el verdadero sello producido en nosotros. Y si los recuerdos fluctuan, la imaginación nos ayuda a calibrar el momento y asi lograr lo deseado.
Hay gente que se expresa tan mal que es una insólita fuente de nuevas ideas. La suerte en este caso es darse cuenta y abrirnos a la imaginación.
No hay conversación más absurda que una entre dos mujeres sobre temas opinables. Algunas son capaces de llevarla hasta la necedad pretendiendo tener la última palabra. Lo mejor es darle la razón... y todos felices.
La locura de hoy es la normalidad de mañana.
Me gustan los aforismos. Éstos, a diferencia de la argumentación, no intentan demostrar nada. En un principio, su objetivo no es otro que el descubrir algo que antes ignorabamos. Sin embargo, su perfección no reside ahi; El hecho de escribirlos de forma aislada permite que el que recibe el mensaje se quede con la duda de haber entendido de forma integra su significado, por lo que a continuación será él quien elabore una serie de explicaciones en su mente que doten de sentido lo aqui expuesto. El juego reside pues, en plantear un enigma mediante el cual se aduce al lector a que pruebe, según su criterio, la verdad de la frase. El enunciado cumple entonces doble función, la de premisa y la de conclusión. Teniendo una aportación redonda, plena. Compartiendo así la idea, y todo gracias a la belleza y sencillez de una frase.
La argumentación es un género con el que cada día me siento menos satisfecha. La lógica en cuanto a filosofía se queda en palabras, pensamientos, ideas; expresadas en forma de argumento, razón o principio.

¿Qué decir si ya no apoyo firmemente principio alguno? Si ya no defino la razón solamente en el pensar y el argumento, obligandome a demostrar coherencia con lo que intento expresar, me limita.

Que hay un retazo de algo que queremos manifestar que aparentemente es incongruente, porque quizá la razón es insuficiente para conocerlo. Que hay algo que va más allá de lo dicho, que no intenta hacerse entender sino que busca alcanzar nuestro sentir y compartirlo.
¿Buscas respuestas? Pues acude a la pregunta.
El misterio permite a cada cual crear su propia verdad.
Hoy caminando, me he encontrado a un antiguo amigo. Y tras un rato hablando ¡qué alegría la mía al reconocerme en sus expresiones! Reencontrarme con él no sólo me ha permitido reunirme con un viejo amigo, sino descubrir que mi yo pasado ha perdurado en el tiempo, que ha resistido al cambio. Felicidad al encontrarme viviendo, aunque sea en otro. Hoy mi presente se ha encontrado con mi pasado.
Tragedia
al resultar inevitable
desear lo imposible

Lucha
por no morir viviendo
la convicción de una idea

Anhelo
de alcanzar nuestros objetivos
sin sucumbir en el intento

Miedo
al sentirse preso,
confinado en pensamientos

Y de repente, acabar con todo,
volver a sentirse libre, en el ahora.
Vuelve capacidad de obrar,
sin perspectivas ya fijadas
fijadas de antemano.
Y curiosamente ver la misma idea,
sin construcciones que nos sometan
y verla más factible
y hacerla real
y sentirse bien.
La vida nos llama, nos impulsa a movernos, nos exhorta a vivir. Es una fuerza suprahumana que no entiende de edades, ni de especies, ni de nada.

La realidad se funda en la vida y la vida, en el movimiento, en el cambio, en el devenir de las cosas.

Aun así, la mayoría de las personas tienden a la conservación; según parece, la idea del cambio les da vértigo. Quizá sea debido a la consciencia de que la propia vida implica muerte y que cada cambio en nosotros supone dar fin a lo que hasta ahora eramos para dar la oportunidad a algo que aún no somos.

Para muchos es inconcebible la idea de que lo que ahora SOY sea distinta de lo que HE SIDO y de lo que SERÉ. Que, por decirlo de algún modo, somos personas distintas que comparten recuerdos, pero que pensamos, sentimos y/o actuamos de manera distinta. Personas distintas en un mismo cuerpo, ¡que ni siquiera es el mismo!

La nostalgia intenta revivir aquello que fuimos, pero es un esfuerzo inútil, porque el pasado murió con el presente, con el ahora que nos llama con fuerza obligándonos a vivir, obligándonos a ser y a dejar de ser.
El ahora es inmortal

... todo lo demás no existe
Ante el cansancio y la falta de asombro me rindo. Quizá podría reirme, pero la apatía que siento como mucho me da pena. Creí en algo verdadero y al final es el desinterés el que me da cuenta de todo.
La ganancia sólo puede darse si los intereses que comparten las personas son los mismos ya que, siendo así, los individuos cooperarían entre ellos. Esta claro que, si la relación entre la gente termina en una situación neutra, ofreciendo un bien medio, mínimo en comparación, pero seguro entre individuos quiere decir que éstos tenían intereses distintos.

Travelling

El mundo posee cosas maravillosas, parajes insospechados, historias únicas, distintos modos de ser y de existir. Descubrir el mundo merece la pena y aún así lo que más importa, lo que le da sentido a nuestro viaje es el regresar a aquello en lo que uno se siente acogido, aquello que a uno le hace sentirse bien. Lo que consideramos nuestro hogar.


Buscar sin haber perdido nada, sin necesidad de encontrar nada tampoco.


Descubrir con el sentimiento de que lo realmente importante ya lo hemos alcanzado.
El otro día se me ocurrió la idea de que el alma no se refleja en nuestros ojos (como se suele decir) sino en los ojos de quien te mira. Quizá por eso se sienta uno tan feliz al observar la mirada de la persona amada que nos atestigua lo que somos y nos hace sentir realmente bellos.
Me encanta ausentarme. Cuanto más permanezco en sociedad más sensación tengo de abandono. Volver y observar tanto autómata, vacío por dentro, me incita a irme de nuevo.
He llegado a la conclusión de que las emociones gastan demasiada energía en nuestro organismo, de ahí que la gente se olvide con relativa facilidad de lo intenso o que simplemente lo despachen a un lado.
No estamos hechos para la felicidad plena, demasiado extenuante, demasiada felicidad. Quizá de ahí que los cobardes y los insanos acaben encontrando en la desdicha su gracia. Cuestión de supervivencia.

Conocete a tí mismo

No hay mejor manera de conocerse a uno mismo que mirar a nuestro alrededor y observar la sensación que producimos en los demás. De lo contrario tener por seguro que nuestro cerebro nos engaña y que da igual que actuemos mal o bien y conforme o no a ciertos principios, al final nuestro cerebro sanamente acabará convenciéndonos de que nuestra actuación es la correcta, que profesamos la verdad y todo aquello que necesitemos pensar para acabar aceptándonos.

Si nos abstraemos de la moral nada importa lo suficiente para ser valorado.
Es curioso como un mismo comportamiento dependiendo de su intencionalidad, o carencia de ésta, resulta correcto o no. Ésto me lleva a pensar que el comportamiento en sí carece de importancia.
Al infante se le debería dar el credencial de adulto desde que éste tiene conciencia de sí mismo como identidad y del mundo. Cualquier razonamiento contrario a éste, independientemente de su intención moral, atenta contra la potencialidad del individuo de ser, ralentiza su desarrollo y en muchos casos, incluso lo destruye.

crossing time

Mirando fotos he encontrado una de mi 4 cumpleaños. A diferencia de las fotos que la rodeaban esta era la única en la que no sonreía. Aún me acuerdo de lo que estaba pensando cuando me hicieron la foto: "Ya han pasado 4 años"..
La naturaleza cansada de ser creó al ser humano.
Tener una idea es como llevar alguna prenda puesta, si no te combina o te la quitas o no te pones lo nuevo.
Nacemos desnudos y a medida que vamos creciendo nos vamos vistiendo con capas y capas de conocimientos, ideas, experiencias... Si queremos seguir creciendo debemos despojarnos del lastre y así poder vestirnos como queramos de nuevo.
Cuanto menos veo más imagino y cuanto más imagino más veo.

Filosofía de vida

Despojémonos de las expectativas, de los temores. Desnudémonos ante la vida y disfrutemos.
Hay gente que se ahoga en sus propios pensamientos. Yo prefiero dejarlos fluir y vertirlos en forma de escrito.

Sobre el arte

Alguna vez se ha dicho que todo arte es en cuanto no significa nada, que es simplemente. Si así fuese: ¿Dónde residiría su belleza?¿Realmente admiraríamos algo que no nos aporta nada?

La primera tendencia de toda persona es mancillar el arte, al igual que la vida, dotándolo de significado, despojándolo de esa esencia que muchos llamarían divina, de trascendencia. Ese halo incomprensible que es el que nos obsesiona, el que nos realiza, el que hace sentirnos verdaderamente humanos, ínfimos. Aquello que nos asombra, aquello realmente bello.
Nuestra actuación en el mundo no es más que la lucha por superar la condena de nuestra naturaleza.

Una pareja muy fina

Una pareja ha quedado en el parque. Él, impaciente, camina de una lado a otro. Ella, inquieta, lo busca también. Él delgado. Ella delgada. Se quieren dar un beso pero no se ven.

Introspección

Rememorando lo que he dicho anteriormente, el otro día sentí el fuerte impulso de borrar ciertos pensamientos aquí expuestos. -Al congelar en un determinado momento una idea y posteriormente retomarla, podemos observar contradicciones con lo que pensamos.- Me dí cuenta de que la palabra escrita encorseta un pensamiento vivo, un pensamiento que en sí no es sino que, al igual que la persona misma, es un continuo devenir. Asi que no, no niego escritos anteriores sino que los mejoro.
Tiempo atrás consideré que aquello que mueve el mundo es la creencia y no la verdad de los hechos.
Actualmente teniendo presente que la verdad no es más que un convenio social acaba resultando que la realidad es mera creencia en estado puro.
Por mucho que algo pueda existir de forma externa al sujeto, sólo si el sujeto la concibe exíste para éste y por tanto no existe fuera de éste.
Lástima de aquellos que menosprecien la filosofía pues nunca transformarán el mundo.
Lo divino no es más que la sobrevaloración de las virtudes humanas.
Hemos llegado a un punto en el que la sociedad es la única que puede engendrar al animal humano y a su vez aquella que lo destroza y mata.


La gente suele tacharme de dogmática, incluso de retórica. Desde luego yo no voy a negar que sea así. Considero razonable que si alguien cree en algo intente dar muestra de ello, incluso resulta de cierta forma inevitable el que intente convencer de lo que considera como cierto. Aunque quizá me surja cierto recelo ante aquellos incapaces de razonar por sí mismos y/o por aquellos que sean incapaces de ver más allá de su propia creencia.
Las personas somos un continuo devenir. El hecho del cambio le da a las cosas un interés que la constancia no tiene.

Cada vez creo más en la idea de que para que algo funcione debe estar aquejado por una espectativa variable, sólo así se mantiene el desequilibrio que marca nuestra estabilidad.
La realidad es imaginación nuestra. Nosotros somos el Creador.

Eudaimonía



El objetivo que busco no es nada material, al contrario, es un estado que sólo puede darse en un momento de liberación plena, un preciso instante de relajación, de alivio. Un instante en el que sientes una catarsis tal que te lleva a la despersonalización más pura de tu ser desahogándote de este peso, sintiéndote por encima de tí mismo y del mundo, experimentando la paz tanto ansiada, siendo realmente feliz, no siendo.
La libertad consiste en asumir que la libertad no existe.
He podido comprobar que siempre que me lanzo a la pericia sin pensar acabo cometiendo errores tras los cuales aprendo alguna lección. Quizá debería realizar mis actuaciones de forma meticulosamente pensada así, desde luego, todo fluiría acordemente y conforme con lo establecido. El problema es que conducir tus acciones y realizarlas únicamente cuando has procurado controlar en tu mente el siguiente paso es, además de extenuante, demasiado aburrido. Se anula la espontaneidad y se pierde la emoción del momento. El individuo mismo se encarcela, se automatiza y se impide vivir preocupado únicamente en hacer las cosas bien. Vivir es actuar, cometer errores, descubrir y posteriormente.. rectificar?

Demasiado pensar nos impide actuar
En la música, como en el amor, el tocar es lo mejor.
En la música, como en el amor, es el ritmo el que define que la cosa funcione o no.

The meaning of life

El hombre es un ser incompleto, inacabado. Es por ello que experimenta la necesidad de encontrar un sentido a su propia vida. El hombre busca su realización, su desarrollo.

La dificultad le proporciona al hombre esa tensión necesaria para que las cosas fluyan. El hecho de lo imposible, sentido como algo improbable, le da a la vida una coherencia y plenitud que ésta en sí misma no tendría.

Entender que el sentido de la vida se encuentra, precisamente, en buscarle un sentido.

Sobre creencias

Si, la esperanza podría ser una ilusión, un engaño, una incapacidad para aceptar la realidad de la vida. Pero entender que lo que mueve el mundo es la creencia y no la verdad de los hechos. Y si el individuo se crea ilusiones de plenitud y de felicidad imposibles, sólo él es el responsable de las consecuentes desilusiones.
La religión llega cuando sentimos que algo nos supera
Para aprender se necesita que alguien nos genere cierto desequilibrio, que nos empuje a buscar, a modificar esquemas de pensamiento anteriores, a encontrar un nuevo equilibrio entre lo que ahora somos y nuestro entorno.

Considero dos actitudes distintas de enseñar:

- Aquel que genera desequilibrio esperando a que tú crezcas por tí.

- Aquel que te guía ante tal desequilibrio, ayudandote a crecer y creciendo contigo.

Todo aquello que no sea coherente con lo que la persona es, acaba resultando transitorio y ficticio.

A veces, cuando nuestras emociones son demasiado intensas, somos incapaces de pensar con claridad. Es mejor no actuar en esos momentos ya que podríamos proceder en contra de lo que realmente queremos.


En realidad, sólo hay un motivo para que dos personas que se quieren no puedan estar juntas: la (des)confianza en uno mismo.


Los sueños confunden nuestros sentidos y aclaran nuestros sentimientos.
Dilatar demasiado el tiempo de algo puede hacernos olvidar el sentido de nuestras acciones.
No podemos evitar dotar de sentido al mundo, hacerlo visible. Quizá sea por esto que nos seduzcan los signos vacíos, los signos puros. Esa falta de trascendentalidad dentro de la misma nos absorbe, nos obsesiona, es ese algo absurdo e insignificante y sin embargo tan pleno que, nos fascina.
Nuestra relación con el mundo difiere de todas las demás. Lo que vemos no es lo que hay, lo externo a nosotros, sino que es una proyección del sujeto mismo, de sus fantasías, de sus ansias, de sus afectos.
Analizar el mundo no nos ayuda a entenderlo, sino a entendernos.

Daydreaming

Daydreaming is to create your world and make it happen.


http://www.youtube.com/watch?v=9iArlCaJFpA

Chopin - Nocturno en do menor Op 48 Nº 1
En el estudio de la música como en todo, no existe un único modelo, que sea el óptimo, el seguro. La experiencia me ha demostrado que ningún método (al menos que yo conozca) tiene éxito con todos los alumnos ni alcanza todos nuestros objetivos. El progreso consiste en la utilización inteligente de una variedad de enfoques, en la mejora integra de uno mismo, y esto no se puede lograr desde una sola perspectiva. Entender que no existe un único camino para alcanzar nuestras metas, que ningún camino es mejor que otro teniendo siempre presente que no existe la solución sin esfuerzo.


El individuo libre, al ver las ataduras que le provocan sus propias apetencias, decide acabar con todo, volver a ser libre.

La fórmula de la felicidad


Pasión + Paciencia = todo lo que te propongas.


Me gusta plasmar ideas. Éstas, vagan por mi mente a veces de manera indomable por eso me planteo el escribir con el ansia de dominar los pensamientos que se forman en mi cabeza, cristalizarlos para que sirvan de base para nuevas ideas.


Que el comenzar el año no significa partir de cero sino respirar para coger el nuevo ritmo con más fuerza.